Inicio
Taller Despertando el
Corazón Iluminado
Taller Flor de la Vida y
Geometría Sagrada
Taller de Energias Sexuales
Balance Electromagnetico EMF
Terapia de Respuesta Espiritual
REIKI (DR. USUI)
Curso de Milagros
Agua Diamantina
Artículos, reportes y comentarios de interés

Links

 

RECORDANDO SU HERENCIA LEMURIANA

El Decimotercer Consejo de Ancianos Lemurianos
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan. Original en Inglés, traducción por Susana Peralta.

Somos El Decimotercer Consejo de Ancianos Lemurianos. Lo que nos permite convertirnos en 13 mientras somos 12 es que formamos una unión, un matrimonio, una alineación con la Luz y así eso se convierte en el decimotercer nivel de nuestra existencia. Existimos en tiempos que fueron conocidos como el pasado y en tiempos que fueron conocidos como el futuro. Ustedes caminaron al lado de nosotros, un tiempo y dimensión y espacio tras otro. Caminaron con nosotros en el futuro y nos buscaron en el pasado. Hoy han renovado sus votos de recordación. Han renovado el acuerdo contractual que tenían en este día y espacio y tiempo y lugar para volver a conectarse con Mu.

La Lemuria es una secuencia de codificaciones en los filamentos de su ADN. Es su parte antigua que buscan y no ven reflejada en el mundo que los rodea. Es la hebra dorada que se teje a través de un tapiz de tiempo que tiene una vibración distinta a la de las demás hebras de encarnación.

Cada uno de los que leen estas palabras vivió alguna vez en el lugar y con ese nivel de libertad. Lo buscan en su mundo y acontecimientos cotidianos. Lo mantienen oculto en su corazón. Recuerdan los tiempos de la madre patria de MU/Lemuria de los que se habla hoy. Las veces que hicieron el amor sin tocarse, las veces que el pueblo entero vino a ayudarlos a nacer. Los apoyó, los amó y creyó en ustedes. ¿Recuerdan algo de eso?

Si observan detenidamente sus referencias bíblicas, descubrirán que muchos de los requisitos para ser buenos cristianos eran también requisitos para ser buenos Lemurianos. Honrarse el uno al otro, dar, amar, tener fe, crear mediante un punto de conocimiento y un punto de recepción con las energías en su vida física. En esta encarnación ansían ser Luz, pero todos cayeron en lo físico a propósito con una agenda energética. Muchas veces parece que alguien se hubiese llevado la escalera de Luz y la hubiese puesto fuera de su alcance. Pero el alcance no viene de sus manos y sus brazos, viene con su corazón y sus recuerdos. Hoy se estiraron hacia arriba y afuera en un tiempo y lugar que les resultaba cómodo. Un tiempo y lugar que no ven o que siquiera esperan en su planeta densamente adquirido.

En cada civilización hay una elevación y una caída. En cada relación humana hay cumbres y valles. Es hora de que miren todas las adquisiciones de su naturaleza física y emocional y las liberen. Libres de juicios, libres de enredos, libres de desechos emocionales. Y entonces podrán entrar donde puedan aceptar su conciencia lemuriana, sabiendo que NO hay carencia ni les faltará algo. Todo debe ser compartido y no escondido de los demás como el perro esconde al hueso.

Ustedes mantuvieron esa programación en su ADN durante eones, esperando y esperando, sin querer emular a los Atlantes, ni a los Egipcios, ni a los Sumerios, o a los de la Mesopotamia, sino queriendo y anhelando ese lugar de armonía, ese lugar de amor, y ese lugar de la madre patria de MU.

En su mundo, el tiempo danza al ritmo de un tamborilero distinto. Parece que lo tienen todo y sin embargo se sienten vacíos como un estanque que se secó con el calor del verano en un árido desierto. Sus casas están llenas, sus armarios están colmados, sus roperos están repletos y sin embargo ustedes están vacíos. Rezan por la paz. Rezan por el amor. Rezan por la armonía y sin embargo no ven que se lo emule en ninguna parte de sus eventos cotidianos.


Pagina 1 1 2 3